divendres, 17 de maig de 2013

20 aniversario de nuestro CAP

Yhace 20 años que disfrutamos de nuestro Centro de Atención Primaria (CAP).





Queremos felicitar a todo el personal que nos ha atendido en estos años. El camino ha sido largo y no siempre fácil. Los inicios, como casi en todos los ámbitos de la vida, fueron difíciles. Dónde quedan los comentarios "a mí que me den la receta, yo no quiero ver al médico" y esos horribles horarios que se impusieron para recoger las recetas. Todos nos hemos ido adaptando y ahora podemos decir que estamos encantados...O ¿alguien cambia nuestro CAP por el antiguo ambulatorio del Paseo Nacional?




Aprovechando esta conmemoración, nos hemos desplazado hasta el ambulatorio a preguntar a nuestros médicos y usuarios.
Hablamos con Elena (gerente del CAP), para que nos comentara su experiencia y relación dentro del ambulatorio, como gerente y también como ex-usuaria. Nos explicó que para ella "es como una relación de familia, continua entre nosotros, somos diferentes pero a la hora de trabajar hacemos piña".
Conversamos con Mari Carmen, compañera de Elena, que se fue del barrio a los quince años y volvió hace nueve par trabajar en el CAP. Ambas están muy contentas del resultado de estos años y todos y todas siguen hacia adelante.



Hablamos con Nuria, usuaria del CAP y en conjunto, salvo alguna excepción (¡no todos somos perfectos!), todos los profesionales son muy amables. También hablamos con Rafael y Carmen, un matrimonio del barrio, los dos están muy contentos y conformes. No cambiarían nada del ambulatorio.
Rafael nos explicó una anécdota de su médico de familia. Rafael llevaba unos días con un dolor insoportable a causa de un forúnculo en una nalga. Una tarde noche decidió ir de urgencias al CAP. Nada más llegar, en la entrada, se encontró con su médico de familia, el cual ya se iba hacia su casa. Rafael le contó lo que le sucedía y su médico accedió atenderle cuando ya no tenía la obligación de hacerlo. Le pasó consulta y le explicó que debía hacerle una cirugía ambulatoria. Al cabo de una hora, tanto Rafael como su nalga, se encontraban en perfectas condiciones.
Rafael nos dijo que su médico es "grande como la copa de un pino". ¡Y no nos extraña!



Vaya desde este blog (que por cierto también nace de una propuesta del CAP) agradecer vuestra profesionalidad, generosidad y buen hacer. ¡FELICIDADES! Y por supuesto a seguir en esta línea ascendente, que si el viento del Paseo Marítimo no ha podido con nosotros, esta crisis tampoco podrá.


Animaros y visitar su página web, a nosotras nos ha encantado "Los remedios de la abuela" y la facilidad para solicitar día y hora de visita. Entrad y ya nos diréis.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada